26.8.05

La llamada de Cthulhu

No hay en el mundo fortuna mayor, creo, que la incapacidad de la mente humana para relacionar entre sí todo lo que hay en ella. Vivimos en una isla de plácida ignorancia, rodeados por los negros mares de lo infinito, y no es nuestro destino emprender largos viajes. Las ciencias, que siguen sus caminos propios, no han causado mucho daño hasta ahora; pero algún día la unión de esos disociados conocimientos nos abrirá a la realidad, y a la endeble posición que en ella ocupamos, perspetivas tan terribles que enloqueceremos ante la revelación, o huiremos de esa funesta luz, refugiándonos en la seguridad y la paz de una nueva edad de las tinieblas. (...)

Siempre he creído que los libros de fantasía y ciencia ficción tienen una función importantísima; mantener viva nuestra imaginación y creatividad. Las novelas no-fantásticas nos ponen en situaciones verosímiles o fáciles de imaginar, pero luego existe un universo de historias llenas de vampiros, elfos, mutantes y otras criaturas fantásticas que activan aquél resorte que todos tenemos y que dá rienda suelta a la fantasía, a la valentía y a los temores más íntimos del niño que cada uno llevamos dentro.
Dentro del mundo de la fantasía acostumbra a tener más éxito lo más oscuro, siniestro, misterioso y, sobretodo, lo más malo y lo más poderoso (cabría preguntarse por qué) y, sinceramente, si releo los adjetivos de la frase anterior, lo primero que viene a mi mente es "Lovecraft".
Este autor ha sido capaz de crear una mitología que puede poner los pelos de punta aún tanto tiempo después de haber sido escrita, creando leyendas que han calado en la sociedad de una manera asombrosa (la de gente que cree firmemente en la existencia del Necronomicón). Sus descripciones son increíblemente ricas, muy visuales, aunque deja mucha cancha a la imaginación del lector. Evidentemente, con tales características, en sus historias se ha basado uno de los más populares juegos de Rol del mundo. Los relatos de Lovecraft son una de mis llaves favoritas para refugiarme en un mundo imposible, que queda tan sólo al alcance de mi imaginación.

2 Comments:

At 3:52 p. m., Blogger Imperator said...

Sn embargo, La Llamada no es el mejor de Lovecraft.Al igual que Stephen King, Lovecraft tiene altibajos de montaña rusa en la calidad.

Lovecraft era perezoso (por ejemplo, es fácil refugiarse en que algo es "indescriptible" y ahorrarse describirlo). Era una patata escribiendo diálogos. Pero tuvo una capacidad tan poderosa de imaginar aberraciones que legiones de escritores han sido en su obra. Yo sigo a día de hoy.

 
At 8:09 a. m., Blogger confiesoquehematadoamimovil said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 

Publicar un comentario

<< Home